Cultivar la amistad

El camino es de uno y sólo se recorre dando un paso detrás de otro, pero en el mundo que recorremos somos muchos y es inevitable que nos encontremos, el amor hace el resto.

Cuenta un místico índio llamado Osho que la amistad, amigabilidad como él prefirió definirla, es el deseo de compartir la alegría, sin condiciones ni expectativas ni más deseo que el de dar sin esperar siquiera el agradecimiento, y que surge del amor y no de la necesidad o de la carencia.

No hay un decálogo de la amistad, o más bien, hay muchos, quizás tantos como personas, el caso es que la amistad se vive, se crea, se cuida, se cultiva, cada uno la abona como puede y quiere, como la concibe, como le surge, como aprende porque ¿dónde está escrito cómo es la amistad?.

La amistad anima el alma, aporta bienestar, alegra el corazón y llena. Llena porque en alguna parte nos sentimos vacíos o sencillamente porque cubre necesidades básicas: seguridad, compañía, comprensión y amor. Nos ayuda a madurar y nos colorea la vida, y de ella esperamos siempre algo aunque sólo sea que el otro exista para poder compartir nuestra alegría sin recibir nada a cambio.

No debe ser casualidad que cuando uno cultiva la amistad aporte dicha al otro y al tiempo vea florecer su propio jardín, no debe ser casualidad que aún sin necesitar al otro, contar con un amigo en momentos más o menos difíciles los hace más llevaderos, no debe ser casualidad que juntos el mundo se pinte más amable.

Tal vez esas mismas carencias de las que surge una amistad, son las que se transforman con el amor que bebemos al dar y recibir y tal vez esas mismas carencias sean las que nos unen y nos enseñan que  crecer y ser felices también es estar a bien con nuestro entorno.

Un amigo está y te acompaña, te anima a sonreír porque en la vida hay que divertirse y también te permite llorar porque a veces es mejor afrontar aunque duela, cree en tus propias capacidades y sabe que de las experiencias uno sale más maduro y fuerte.

Un amigo es alguien que por poco o mucho tiempo crece contigo.

Un amigo no necesita que seas héroe, comprende que nos equivocamos y que a veces necesitamos ayuda. No necesita que siempre vayas, a menudo le gusta ir. No necesita que seas ni más débil ni más fuerte de lo que tú eres, precisamente es tu amigo por cómo ya eres.

Un amigo puede fallar, equivocarse e incluso dolerte pero respeta tus sentimientos, pide perdón, contigo aprende y espera que tú también puedas comprender que él tampoco es héroe.

Un amigo no te rescata, simplemente permanece a tu lado el tiempo suficiente para que tú puedas rescatarte a ti mismo.

Un amigo valora tus logros y tus virtudes y te anima a que crezcas y saborees las cosas que la vida te trae. Es él quien te recuerda cuanto vales y que siempre mereces cuando se te olvida.

Un amigo acepta tus defectos hasta el punto de saber que si no fuera por ellos el “pack” no estaría completo y tú aprendes con un amigo a mirarte como en un espejo y ver las cosas que en tu vida ya no necesitas. Aprendes que ayer eras más mandón o menos dulce y que hoy quieres ser más humilde o menos tosco. Aprendes que lo que era gris tal vez sea verde o añil, aprendes que el negro tan sólo es la ausencia de luz y a veces así está bien.

Un amigo no permite que por ningún motivo te culpes o te castigues porque sabe que en los peores momentos es cuando más cariño necesitas, no te compadece, te comprende, te anima a encontrar una solución y puede darte el impulso que en un momento dado te hace falta.

Un amigo no te quiere porque eso implica posesión, te ama. Te respeta y te considera incluso cuando no estáis de acuerdo, incluso si decides marchar, porque agradece todo lo que habéis compartido y sabe que hay cosas que ni el tiempo ni la distancia marchitarán nunca y si alguna vez os volvéis a encontrar sus brazos se abrirán como el primer día.

Un amigo se siente feliz cuando te amas y te cuidas porque eso le hace tener la certeza que sabrás recordarle cuanto vale y que siempre merece si se le olvida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s