Cultivar las defensas

flor nevada

Lo mejor para cultivar las defensas es cuidar de nuestro médico interno para que él pueda cuidar de nosotros. Respetar los ritmos y necesidades vitales: descanso adecuado, alimentación equilibrada, salir al aire libre, estar en contacto con las emociones, realizar actividades que aporten bienestar y cuidar nuestro ambiente interno y externo. Hablamos extensamente de ello en Los mitos del resfriado.

Ante las primeras señales de resfriado podemos tomar alimentos e infusiones que calienten y revitalicen el organismo, como infusión de tomillo, romero y jengibre, sopa de miso, estofados nutritivos, cremas calientes, etc.  

Si los síntomas avanzan es hora de procurarnos el descanso adecuado y favorecer el proceso con paciencia, abundante líquido y una dieta neutral, variada y equilibrada aunque sin forzar las comidas, evitando los lácteos, el exceso de azúcar, sal, grasas y proteína animal. Incluyendo alimentos inmunoestimulantes y antioxidantes, sopas depurativas y cremas nutritivas y relajantes (caldo de col, ajo, cebolla,… crema de  zanahoria, calabaza, puerro, calabacín…), zumos naturales sin endulzar y tisanas.

El efecto de las plantas es lento y más bien preventivo pero las tisanas son una buena forma de tomar líquidos y al mismo tiempo aportar los principios activos de las plantas que ayudan a que el organismo se recupere de forma natural.

El tomillo y el romero son los indispensables (o los que más me gustan, quizás). El primero es antiséptico y balsámico, y va estupendo para hacer gárgaras en caso de anginas o faringitis, para hacer enjuagues bucales en caso de infección o para tomar en infusión en caso de resfriados. El segundo, también es antiséptico, expectorante y circulatorio, se dice que va bien para todo, sólo o en combinación con otras plantas.

Depende de los síntomas (tos, fiebre, dolor de garganta, etc) escogeremos unas plantas u otras, pero por lo general estas combinaciones funcionan bastante bien.

Buenas combinaciones para el resfriado:

Tomillo, jengibre y equinácea.

Romero y regaliz con canela.

(Tener en cuenta que tomillo, romero y jengibre suben la tensión).

Salvia, eucalipto, canela, clavo y propólis

Para la gripe:

Borraja (depurativa, sudorífica, expectorante), sauce (analgésico, antiinflamatorio, antitérmico), llantén (emoliente, fluidificante, depurativo, expectoranrte), eucalipto (fluidificante, antiséptico, balsámico, expectorante), malví (béquica, expectorante i desinflamante), lavanda (antiséptica y espasmódica) y equinácea (inmunoestimulante)

Para la garganta: una tisana, curativa y reconfortante

Agrimonia la planta para las afonías (astringente i cicatrizante), Llantén (también va muy bien para la  tos de fumador), tomillo, malví y borraja.

Si hay fiebre se puede añadir sauce, aunque si la fiebre es elevada poco harán las plantas y evidentemente en este caso lo aconsejable es acudir al médico.

Anuncios

Un comentario en “Cultivar las defensas

  1. Pingback: matthew

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s