Nos afecta a todos

Planta 5ª del Hospital Vall d´Hebrón

Hay a quien los recortes no le importan, ni si “el mercado” es más o menos favorable, o si se hablará más o menos catalán en las escuelas o si unos ganan 100 y otros 30.

Su preocupación es la de reestablecerse, aprender a caminar de nuevo, mantener la energía, el ánimo y la atención en cuidarse y dejarse cuidar para que las cosas vayan volviendo a su sitio, se recompongan y poder seguir más o menos el camino.

No es que los recortes, el fraude,  el abuso, nuestro papel más o menos activo en la sociedad no sea importante, pero ciertamente uno ha de tener una mínima calidad de salud y estar más o menos entero, lo más importante es estar vivo si no, realmente ya no hay nada que importe.

No se puede pedir a alguien que lucha por su propia vida que tenga un papel activo en esta primavera contestataria que estamos viviendo, abundante en recortes sociales, prolífera en protestas, opiniones y propuestas, plagada de informaciones que con una red joven y despierta ya no se esconden bajo la tierra. No se puede cuando a uno no le queda más que rendirse a las limitaciones de su cuerpo y aceptar que lo primero es estar vivo.

Hay tantas formas de estar, de construir, de participar, de rebelarse, de afrontar… hay quien vierte su opinión escribiendo y esparce conocimiento e inspiración, hay quien cuida lo que consume, lo que come, recicla, se sostiene … y contribuye con el mundo cuidando  de su propio mundo, hay quien cuida de otros, los asiste, les asesora, les guía para que se repongan, hay quien hace grandes cosas y hay quien a pocos va dejando huella.

Y de vez en cuando muchos se unen y salen a la calle para dejarse ver y hacerse escuchar.

Hospital Vall d´Hebrón de Barcelona

Salir a la calle es una forma de decir basta, de expresar lo que se quiere, de manifestar el descontento, la indignación inlcuso es una forma de canalizar la rabia… y sí, es importante pues genera acciones, moviliza y provoca cambios.

Cuando uno no puede participar en eso y mira desde fuera ese grito multitudinario del que forma parte aún sin estar presente se da cuenta que lo verdaderamente importante, lo que provoca el verdadero cambio es el papel de cada uno en la vida, no si sale más o menos veces a la calle o si grita más o menos alto.

La actitud que uno tiene en lo que hace, la huella que se deja en el día a día es lo que hace que tu mundo sea  de una u otra manera

Y uniendo todos esos mundos tenemos la actitud que tienen las personas que forman la sociedad.  Al margen de recortes, de gobiernos que lejos de representar a las personas representan sus propios intereses y de la lucha por hacernos escuchar, está el cómo nos hacemos escuchar cada día y el cómo construimos nuestro mundo cada día.

Es muy importante, mucho más que salir a la calle, mirar hacia uno mismo como si fuera otro y observar cómo cuida, cómo construye, cómo nutre, cómo gestiona su mundo. Lo que comes determina la calidad de tu sangre, lo que consumes determina la calidad de tu alimentación, del medioambiente de tu casa y determina si estás apoyando y beneficiando a unas empresas o a otras, cómo te cuidas ante un desequilibrio determina tu salud, determina también si favoreces que las farmacéuticas puedan seguir beneficiándose de la enfermedad de otros, incluso determina si favoreces más a un sistema por la enfermedad o por la salud,  cómo tratas a los demás determina la calidad de tus relaciones y del lugar en el que vives,  cómo cuidas tu cuerpo determina su estado y mantenimiento, cómo cuidas tu descanso, tu ambiente, tus relaciones determina tu estado emocional, cómo alimentas tus momentos de ocio y tu mente determina la calidad de tus aficiones, de tus lecturas, de tu capacidad para razonar, analizar y decidir, cómo educas a tus hijos, cómo enseñas a tus alumnos, cómo atiendes a tus clientes, cómo te tratas a ti mismo.

De nada sirve salir a la calle a bocear porque te cierran quirófanos y servicios de urgencias alegando que la salud es un derecho de todos si en tu consulta actúas sin vocación ni consciencia contribuyendo a que las personas, esas que ayer gritabas que tenían derechos, no se recuperen, cronifiquen su malestar o incluso se agraven por falta de información, por las consecuencias de un tratamiento con efectos secundarios o porque prevalece el protocolo en lugar de la valoración concreta del caso.  Aunque no seas el responsable de la vida de otros, cómo haces tu trabajo muchas veces influye también en la calidad de vida de otras personas.

Esto es lo que uno ve mientras tiene cogida la mano de una abuela ya anciana mirando desde la ventana de un hospital lleno de pancartas, carteles y panfletos que gritan contra la indignanate precariedad, en el que médic@s, enfermera@s y celadore@s se encuentran con limitaciones materiales, muchos de ellos limitan también su actitud y su trato y muchos otros saben que un tono agradable, una caricia, una explicación adecuada, la medicación justa y bien valorada favorecen la salud y la calidad de vida de esa persona. Estos médic@s, enfermera@s y celadore@s te dicen con la mirada: probablemente existan presiones para que la estancia hospitalaria sea lo más corta posible, pero eso no tiene nada que ver con recortar el respeto y la consideración que cualquier persona merece ni el trato que cualquier persona puede necesitar en algún momento.

Y cuando la multitudinaria primavera llena las calles se alegra de que muchos alcen la voz, agradece a los que hacen grandes cosas, a los que escriben, a los que informan, a los que inspiran y a los que a pocos van dejando huella y deciden que en su mundo no se recorta ni la consciencia, ni el decidir por uno mismo ni el seguir creyendo que la actitud de cada uno hace mejor nuestro mundo.

Cuida tu mundo. Cuídate

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s