Alimentación consciente

La alimentación es el proceso que iniciamos desde que vamos al super a hacer la compra, cómo guardamos los alimentos, cómo los cocinamos y los combinamos hasta el momento en que los ingerimos. Una vez el alimento entra en la boca comienza el proceso de digestión y lo que sucede depende de nuestro cuerpo.

La diferencia entre llenarse y alimentarse se entiende cuando hacemos una mirada general a nuestra dieta, que no es ni más ni menos que el modo en el que organizamos nuestra alimentación, es decir que todos y cada uno de nosotros  tenemos una dieta puesto que todos organizamos de una forma u otra nuestra alimentación, incluso cuando no es así decimos que la persona lleva una dieta desorganizada.

Abuso de grasas saturadas, proteínas de origen animal y azúcar en todas sus variantes y carencia de frutas y verduras, fibra, proteínas de origen vegetal y cereales sin procesar, es decir integrales. Nuestra dieta está totalmente invadida por los alimentos refinados y procesados y nos aporta un extra de aditivos (algunos de ellos relacionados con el agravamiento de la ansiedad, alergias, asma y procesos cancerígenos). Además está secuestrada por la falta de tiempo y el ritmo de vida, lo que nos lleva a cocinar poco y rápido.

Este tipo de dieta encaja en el modelo de felicidad programada del que habla Eduard Punset: la comida rápida y apetecible a la vista aunque esté cargada de aditivos y los azúcares (galletas, pastas y pasteles) son unas de las cosas con las que nos “llenamos”. En la televisión, en el super… nos dicen “come” pero no cómo alimentarnos adecuadamente.

¿Por qué si vivimos en una zona geográfica privilegiada como el Mediterráneo, que nos ofrece una gran variedad de frutas y verduras, cereales, legumbres, pescado, frutos secos… escogemos esta dieta?

COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO Y HÁBITOS

  • La disponibilidad geográfica: en nuestro caso podemos sentirnos privilegiados.
  • La economía: importante a la hora de ir a hacer la compra, sobretodo si tenemos problemas para llegar a fin de mes.
  • La cultura y las creencias religiosas: influencia que recibimos tanto en la familia como en la sociedad de la que formamos parte. Un ejemplo fácil, en el Islam se prohíbe comer cerdo por ser considerado un animal impuro y todos conocemos el tradiconal pá amb tomàquet en Cataluña, la paella de Valencia o el gazpacho en Andalucía.
  • Educación nutricional: ¿quién nos enseña a alimentarnos? Recibimos desde bien pequeños las pautas de nuestra familia, escuela y también de la sociedad.

Son factores que determinan nuestro comportamiento alimentario.

El marketing: la avalancha de anuncios e informaciones dirigidas por la industria para vender sus productos. Hay muchos mitos sobre la alimentación y mucha información basada en crear la necesidad no de comer sino de comprar. Es cierto que el omega 3 es un ácido graso esencial, sin embargo qué sentido tiene que compremos mantequilla enriquecida con omega 3, si podemos comer alimentos que ya lo aportan de forma natural?

  • Estudios de salud: que avalan o desmienten los beneficios de los alimentos influyen en su consumo.

  • Actitudes y circunstancias personales: el ritmo de vida, la importancia que le damos a la alimentación, etc

Escogemos alimentarnos de una u otra forma influenciados por todos estos factores, pero no olvidemos lo más importante: ESCOGEMOS.

Es cierto que nuestros hábitos están regados con la influencia del marketing, la costumbre y el modo de vida, de ahí la importancia de poner atención y hacer servir nuestra capacidad de discernir. Que algo se anuncie por televisión no quiere decir que necesariamente sea beneficioso, que hayamos estado cocinando un alimento de determinada manera porque así lo cocinaba nuestra madre no quiere decir que no haya otras maneras saludables de consumirlo.

Llega un momento en la vida que nuestra alimentación es nuestra y nosotros decidimos qué comemos y cómo lo comemos.

La diferencia entre llenarnos y alimentarnos radica en la atención que ponemos cuando escogemos nuestra dieta, cuando compramos, cocinamos y  nos sentamos en la mesa. Radica en nuestra actitud a la hora de darnos permiso para oler y saborear lo que comemos, masticando para favorecer el proceso digestivo.

 

Anuncios

2 comentarios en “Alimentación consciente

  1. He paseado un ratito por este huerto maravilloso y espero dar largos paseos. Y poderlo compartir con más personas. Te felicito y animo a que lo sigas cultivando pues se pueden degustar los exquisitos frutos recogidos. Besos, hasta pronto

    • Bienviendia Flora!!
      Un placer que te haya gustado el paseo, elhuertogeneroso se cultiva también con la experiencia y el aporte de quien quiera compartir, estás en tu casa y es un placer verte por aquí.
      A ver si vamos poniendo recetas fenomenales 🙂
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s